Terra Nova: la importancia de sobrevivir.

Terra Nova ha servido para demostrar que Steven Spielberg, por mucho que se empeñen algunos groupies del director en afirmar lo contrario, sigue siendo mortal. El gigante norteamericano que ha firmado algunas de las mejores películas de acción de la historia del cine como Munich, Saving Private Ryan o Indiana Jones and the Last Crusade, vuelve a la pequeña pantalla tras su último proyecto junto a su compañero de fatigas Tom Hanks en The Pacific, para reiventar el hype que hace 18 años le catapultó a la fama y dio el pistoletazo de salida a la fiebre por los dinosaurios. Esta vez, la serie de la FOX nos traslada a un fictio futuro ambientado en el año 2014 aproximadamente, en el que el ser humano ha terminado con todos los recursos de la naturaleza y debe emigrar hacia la prehistoria para poder sobrevivir. La dirección del proyecto corre a cargo de Alex Graves (al que hemos visto también tras la cámara en los pilotos de Fringe y The Whole Truth), mientras que Craig Silverstein deja la nueva versión de Nikita para formar parte del equipo de guionistas.

Es difícil englobar a Terra Nova dentro de una temática concreta. En algunos portales web he leído que la trama gira sobre las difíciles relaciones paterno-filiales en el seno de una numerosa familia, en otros que los dinosaurios son muy malos y parecen muñexos o que simplemente la serie aburre porque es incapaz de reinventar el género. Yo creo que la idea de la serie va más allà o al menos da bandazos hacia otra dirección. Eso no significa que no tome conciencia desde el minuto uno que estoy ante el décimo blockbuster del bueno de Spielberg, no hay más que ver la majestuosidad con la que ha sido concebido cada plano y el dineral que le ha costado a la FOX la broma, sino que la idea inicial es interesante. Todos hemos oído hablar largo y tendido sobre la importancia de preservar el medio ambiente mediante técnicas menos abrasivas con la naturaleza como el reciclaje y el uso del transporte público, pero pocas veces nos hemos parado a pensar que pasaría si las pocas medidas que ya tomamos, no sirvieran absolutamente de nada. ¡Y ríete tu del calentamiento global!

 En Terra Nova nos asomamos a una sociedad completamente ficticia, como ya la concibiera en 1982 el director Ridley Scott a través de la impermeable Blade Runner. Los humanos ya no viven bajo la calidez del sol, ahora pernoctan ante la sombra de un universo que ellos mismos se han encargado de destruir y masacrar sin descanso. Lo único que les puede salvar ahora es volver a los orígenes, recuperar el cromatismo visual mediante la conexión con la prehistoria (el nexo es parecido al que se establece entre los habitantes del mundo real y Matrix en la trilogía de los hermanos Wachowski), a la postura encorvada, el uso de la piedra y el fuego. La solución pasa por deshacer lo andado. La natalidad y la vida personal de los individuos pasa a ser controlada (actualmente en China ya sucede) como en 1984, a través de grandes pantallas y dispositivos electrónicos. La tecnología se ha convertido en el presente del que huye Tim (interpretado por el desafortunadamante poco carismático Jason O’Mara) y su familia formada por su mujer Mira (Christine Adam) y por sus tres hijos; Josh (Landon Liboiron), Elizabeth (Shelley Conn) y Zoe (Alan Mansour). Precisamente en el arresto de Tim es en la escena en la que mejor se encarna este control mecánico que ejercen las máquinas sobre los humanos. Cada persona es registrada digitalmente dentro de una tablilla colgada del cuello y mediante la cual los guardias de seguridad logran identificarles. Tim se hace una diferente y suplanta su verdadero nombre para lograr embarcar hacia Terra Nova con su familia. Una vez allí, todos esos elementos tan propios de la represión moderna del otro lado desaparecen dando paso a un nuevo mundo. La contraposición entre la oscuridad de Blade Runner y Matrix que encapotaba el virtual mundo actual, pasa a convertirse en frondosas selvas llenas de nuevos y frescos alimentos, así como la convivencia con infinitud de nuevas especies como son los dinosaurios y que, aunque bebe directamente de la majestuosidad que despliega James Cameron en Avatar, los efectos visuales utilizados no logran encandilar al público como deberían. Aunque la serie plantea numerosas cuestiones filósoficas, los guionistas no logran desarrollarlas del todo y depositan todo el peso del piloto en una estética y composición visual absurda.

Como en toda historia de acción que se precie, siempre tiene que haber un antagonista. Y en este caso, además de ser los mismos dinosaurios (un claro ejemplo de la lucha constante entre hombre y naturaleza, aquí más acentuada con la vuelta a la prehistoria), también son un grupo de humanos desterrados o “sixers” como los califica Stephen Lang. Personalmente, no he logrado descifrar el motivo por el que ambos grupos se disgregaron (otra de las fallas del guión), ni tampoco las razones de las constantes disputas, pistola en mano. Lo que si es cierto es que dichos enfrentamientos abren de nuevo la reflexión propuesta por el filósofo inglés Thomas Hobbes sobre si “El hombre es un lobo para el hombre”. En Terra Nova, el hombre ha sido el causante de todo; de la destrucción del mundo en el que vive, de la conversión en una especie de mundo anormal como el real en Matrix y de que deban buscar constantemente una vía de escape para salvar a su especie. La importancia de sobrevivir. El general Taylor no deja de repetirlo mientras pone pose de tipo duro frente a la cámara; “Terra Nova debe suceder”. Es la única vía de escape para una civilización sin futuro ni esperanza que debe regresar a sus orígenes (de ahí el hombre del piloto Génesis, en una clara alusión al nacimiento del ser humano según la religión) para aprender de unos errores que sigue trasladando a su nuevo mundo.

Además de las constantes inclinaciones por la obra de Cameron, Avatar, Terra Nova bebe de Blade Runner, Charles Dickens, Matrix o Falling Skies (la lucha organizada contra una amenaza más grande que el ser humano), aunque ninguna de estas opciones es la apuesta ganadora. A la sobreexplotación de los efectos especiales que generan una perfecta sensación de inverosimilidad, Graves y cía, desperdigan a lo largo del capítulo, diferentes incógnitas (no llegan a la categoría de macguffins) que no dejan de entorpecer el ritmo de la serie, si es que tiene alguno. Los actores, empezando por Jason O’Hara no logran transmitir esa profunidad sentimental por una familia completamente apática y descentrada, cuya única motivación parece moverse sin sentido de un sitio a otro. Personalmente, creo que el ansia por crear algo más grande que Lost o incluso Avatar, ha podido con el equipo creativo de Terra Nova y con el mismísimo Spielberg. El norteamericano ha demostrado varias veces su inclinación hacia las fuerzas sobrenaturales que puedan aplastar al ser humano como si fueran hormigas(los ovnis de Falling Skies, Indiana Jones and the Kingdom of the Crystal Skull o War of the Worlds y los dinosaurios, en la primera entrega de Jurassic Park) y esa falta de objetividad ha convertido lo que podría haber sido la apuesta del siglo para la FOX, en un auténtico estropicio. El único interés que parece sembrar al final del piloto (más de una hora de sufrimiento merecen una recompensa subvencionada por el Estado)son esas misteriosas marcas grabadas en piedras en la cascada de la jungla y en la que el general Taylor cree que encontrará las pistas que le llevarán a reencontrarse con su hijo.

Lo mejor: la complejidad temática de la historia es interesante y podría ser explotada

Lo peor: los actores, la falta de realismo en los decorados y la poca consistencia del guión

Tiene una retirada a: Blade Runner, Matrix y Avatar

Primera impresión: 5,9

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: