In the Flow: las mil caras de Affion Crockett

Affion Crockett presenta In the Flow, un programa que deja al descubierto sus carencias interpretativas

Saturada ya de dramas adolescentes como el que tuve la gran desgracia de ver ayer, se trata ni más ni menos que The Lying Game (cuya crítica puedes leer aquí), tenía ganas de algo diferente, quizás por ello me entregué tanto a la hora de decidirme por la nueva serie de Affion Crockett, cuya publicidad engañosa encarnada en la figura del actor Jamie Foxx (no vemos al de Texas ni pasar por detrás) terminó por convencerme. La producción corre a cargo de Foxx, si, así como de la homónima cadena naranja, aunque con un resultado bastante lejos de lo que cabía esperar dicha colaboración. Se trata de una serie que, inicialmente iba a contar con 12 episodios e iba a estrenarse a principios de año y ha pasado a tener 6 y ser emitida en agosot, que se sirve de los numerosos clichés yankees, celebridades y hypes del momento para realizar las parodias más surrealistas, absurdas y poco cómicas que he visto hasta la fecha. Crockett pone el resto.

Actor, escritor, bailarín, rapero, cómico, músico y director de vídeos de Youtube, Affion Crockett es de todo menos un hombre ocioso. Quizás es por ello que no podía pasar un dia más sobre la faz de la tierra sin realizar In the Flow, algo así como En la Onda, un programa en el que él y únicamente él, es el único protagonista y que busca impactar al espectador con una reafirmación constante de los valores del American Way of Life, así como el humor tan típico de la comunidad underground americana. Aunque a Crockett le abalan unos cuantos años de experiencia (a los 10 ya había ganado un concurso como bailarín) y numerosas colaboraciones, no puedo evitar sentirme igual que la primera vez que vi a uno de mis actores favoritos, Eric Bana, realizando Full Frontal. Se trataba de un patético programa de sketches australiano en la que el actor intentaba ganarse al público (misteriosamente lo conseguía casi siempre) dando vida a numerosos personajes como Arnold Schwarzenegger o Peter, un extraño hombre rubio que iba siempre armado con una neverita de playa azul. Crockett es lo que es Eric Bana a Full Frontal, guardando excesivamente las distancias eso si. Es un juguete roto al que todo el mundo ríe las gracias, mientras baila eclécticamente delante de una pared graffiteada vestido de rapero hype del momento. Bana realizó Full Frontal a los 25 y cuando su carrera como actor a penas había comenzado a coger forma, mientras que Crockett pasea In the Flow en pleno siglo XXI intentando venderlo como un programa de rabiosa actualidad. Aunque, todo sea dicho, en algunos momentos el programa parece que tiene pinta de dar un giro de 180º (el sketch de Tiger Woods es un claro ejemplo de ello), rápidamente Crockett vuelve a reafirmar la buena decisión que tomó la FOX eliminando la mitad de la primera temporada y restrasando su estreno.

A nivel de ritmo, cosa que considero esencial en un programa cómico, la cosa no mejora mucho. Y eso que el piloto no llega a los 25 minutos, a mi se me hicieron eternos, teniendo en cuenta además de que a cada dos sketches, Crockett mandaba el programa a publicidad para regresar posteriormente con una patética actuación musical en la que el actor se cuela entre el público tarareando no sé que canción supuestamente compuesta por él. He de admitir que al menos una de las cosas que si que consigue In the Flow es reproducir con exactitud, más o menos minuciosa, la mayoría de caracterizaciones de Crockett, cuya particular fisionomía le dota de una facilidad añadida para adoptar todo tipo de papeles.

Se ha confirmado que algunos de los personajes del papel couché americano como el rapero Snoop Dogg, Chris Brown, JB Smoove o David Koechner estarán a lo largo de la primera temporada del show. De momento sólo hemos podido disfrutar de la presencia de Samuel L. Jackson y Russell Simmons, aunque su papel ha sido tan corto que no hemos tenido prácticamente tiempo para saborearlo como es debido. Sea como fuere, In the Flow se queda en un intento barato, tanto de Crockett como de la FOX, de conseguir un programa corto pero completo a nivel cómico, cuyo único reclamo recae sobre la figura del productor Jamie Foxx en las futuras apariciones de diferentes celebrities más que en las cualidades interpretativas de Crockett.

Lo mejor: la aparición de Samuel L. Jackson y su mala baba

Lo peor: la poca capacidad de Crockett para provocar la risa del espectador

Tiene una retirada a:

Primera impresión: 4,5/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: