The Lying Game: otro absurdo y prescindible drama adolescente

Tomando como origen otra de las novelas de Sara Sephard, la ABC Family se atreve con un nuevo drama adolescente

Si el pasado verano nos deleitábamos con las pinturescas y adolescentes aventuras de las protagonistas de Pretty Little Liars (cuyo estreno terminó convirtiéndose en una auténtica revelación entre todo tipo de público) este mes toca volver a sufrir las decadentes series que ofrece la pequeña de ABC, ABC Family, cuyo origen parte de las novelas la misma escritora, Sara Sephard. En este caso la historia es totalmente diferente, aunque su calidad sigue siendo exactamente la misma. Se trata de la vida de un par de gemelas que son separadas al nacer. Una vez que crecen se conocen y deciden encontrar a sus padres biológicos y regresar con ellos. No obstante, la cosa se complica cuando una de ellas, Emma, debe de huir de su casa de acogida acusada de un robo que no ha cometido. Es entonces cuando decide hacer pasarse por su otra gemela, huyendo de la policía y entrando en un entorno social completamente diferente.

Tomando como partida ciertos referentes poco contemporáneos (concretamente de 1998) como es la película de Nancy Meyers, The Parent Trap, en la que Lindsay Lohan se bifurca en dos para intercambiar su vida por la de su melliza y pasar más tiempo con su padre, The Lying Game bebe de series tan diferentes a nivel de temática como son 90210, The Vampire Diaries (su actriz principal me recuerda demasiado a Nina Dobrev) o Pretty Little Liars. No obstante, su estética teen ya se hace palpable desde el principio, con unos estereotipados clichés enclaustrados en una protagonista floja, que da vida a la típica adolescente acomplejada que, pese a tener un cierto potencial, no termina de sacar lo mejor de si misma. Este personaje se refuerza con un entorno socialmente inestable y que le impulsa a querer abandonar su casa y buscar una vida mejor. Si a esto le sumamos el insistente uso de la música como leitmotiv recurrente a lo largo de un piloto largo, mal planteado y que no deja espacio para la intriga del espectador, el resultado es ligeramente peor que el de su hermana mayor Pretty Little Liars. La trama, si es que existe tal cosa dentro de la historia, se desdibuja a medida que los caros coches, las enormes casas y los bolsos de marca de la melliza rica entran en escena. Como también lo hacen la mayoría de actores, que pasan sin pena ni gloria por delante de la cámara, intentando dar la impresión de que interpretan medianamente bien su papel. Ni la actriz principal, cuya capacidad expresiva es bastante reducida, Alexandra Chando, ni sus más allegados como su hermana Kirsten Prout o las mejores amigas de Sutton, Allie Gonino y Alice Greczyn, logran atraer el interés del público. Entre tantos y estereotipados roles, The Lying Game es un wannabe de las típicas historias para adolescentes, así como de Pretty Little Liars, que tan sólo se ruedan para enseñar cuatro tipos bien peinados con mucha pasta y la lujosa vida que la cartera de sus padres les permite llevar. Un hype en toda regla que encontrará de nuevo su lugar, como lo han hecho otros títulos anteriormente, porque el público de una manera u otra sigue concibiendo el negocio televisivo como una máquina de generar títulos, sin importar la calidad o la profundidad dramática de éstos.

The Lying Game es exactamente eso. Un autoengaño en si misma, que pretende hacernos creer que Alexandra Chando es una actriz creíble (tanto como Emma, como su hermana gemela Sutton), que la serie puede llegar a desarrollar algún tipo de conflicto interesante en el futuro y de que los personajes principales tienen un pasado más profundo que un cenicero. Muchos la comparan con Ringer, el drama de la CW protagonizado por Sarah Michelle Gellar, aunque las diferencias entre ellas sean francamente evidentes, no podemos olvidar que The Lying Game nace como un producto adolescente, de hecho las menciones de la importancia de la familia y la unidad de ésta son constantes durante todo el piloto. Quizás en ese terreno, esta serie puede desenvolverse con facilidad y más ahora que otros títulos como The Hard Times of J.R. Berger ha sido cancelada, sirvan para que la serie de ABC Family arraigue en los desolados corazones de aquellos fans que aún veían la serie de MTV.

Comments

  1. La verdad a mi me gusta Pretty Little Liars, y cuando dijeron sobre esta nueva serie pensé “podría ser buena también”, pero ver sólo unos minutos no le encuentro la mayor gracia. De echo después comencé a cuestionarme si PLL es realmente buena, creo que se basan sólo en la calidad de imagen que es bastante atractiva, pero la serie en sí no me genera una atracción. Aunque sea una trama clásica, creo que en este caso no fue muy bien usada.

  2. Para gustos, colores.
    Después de 18 capitulos, he de decir que es una gran serie. Y que debería aprender España a hacer series así.

  3. Pretty liars me gusta a pesar de todo, tiene bastante misterio; pero esta no me engancho en lo mas minimo.

Trackbacks

  1. […] gran desgracia de ver ayer, se trata ni más ni menos que The Lying Game (cuya crítica puedes leer aquí), tenía ganas de algo diferente, quizás por ello me entregué tanto a la hora de decidirme por la […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: