Mr.Sunshine: la búsqueda de la fórmula particular

ada se había vuelto a saber de los protagonistas de Friends desde que en 2004 la que ha sido una de las mejores sitcoms que ha dado la pequeña pantalla llegara a su fin. Ha sido un luto largo, pero parecía que las cualidades interpretativas que habían llevado a Mónica, Rachel y cía. a lo más alto de sus carreras, volvían a reaparecer para dejar atrás por fin esa claustrofóbica faceta de los noventa. De hecho, Jenifer Aniston y David Schwimmer fueron los primeros que se lanzaron rápidamente al cine, supongo que en un intento de probar otro formato, y en él han perdurado hasta la fecha y de momento no parece que haya intenciones de volver a retomar el ritmo televisivo. Por otro lado, Courtney Cox se autoproclamó protagonista indiscutible de Cougar Town, enfundándose de manera sorprendente en el papel de una cuarentona venida a menos que no termina de aceptar su madurez, mientras Matt Le Blanc hacía lo propio en la desmerecida Episodes, en lo que personaje venido a menos se refiere, con la que no termino de comulgar. Aunque entre tanto ajetreo y baile de nombres, lo nuevo de Matthew Perry se alzaba ahora como el único y esperanzador baluarte al que aferrarse con fuerza. Mr.Sunshine prometía, aunque sólo aparentemente.

 

Quise esperarme de manera paciente y con los dedos medio entrelazados al estilo “Sinde” para poder realizar una crítica de lo más objetiva, dejando de lado la visceralidad con la que suelo atacar todo aquello que veo por primera vez. Si en Episodes prima la crítica al star system americano, los venidos a menos y la cara más cruda de la fama, en Mr.Sunshine lo que irradia es el optimismo. Es más, creo a título personal que Perry no duda en reafirmarse episodio tras episodio su conformismo con el status quo actual y ahí es donde la serie comienza a caer por su propio peso. Mr.Sunshine, tal y como afirma su nombre “en clave”, es un potente rayo de luz que deslumbra al espectador en el piloto, pero que decae a medida que Perry va modelando la serie y es precisamente él mismo el que se encarga de colocar a Chandler por bandera, encajándose de nuevo en los ticks y clichés de su antiguo personaje de Friends.

Mr.Sunshine narra la historia de Ben, un mánager de operaciones de The Sunshine Center, algo así como un gran pabellón dedicado a celebrar actos de todo tipo, gestionado por un grupo de gerentes poco capacitados. Podríamos decir a grosso modo que esa es la carta de presentación para un producto en vías de desarrollo. Aunque no todo tiene porque ser malo y entre las quejas más generales he de admitir que existe un punto positivo en el ejercicio que supone haberse tragado tres episodios de la serie y es el descubrimiento de Allison Janney en el papel de Crystal, la jefa de Ben, que se merienda con gusto al resto de un reparto que han sido creados como mera comparsa para un narcisista Matthew Perry ansioso por las mieles del éxito que ahora están rozando sus compañeros como Cox o Aniston. Ni la aparición de Jorge García en el piloto, ni la de Nick Jonas en el siguiente logran impresionar y distraer la mirada de un guión que flojea a ratos pero que en otros es capaz de despuntar y hacernos ver a Mr.Sunshine como la próxima serie a batir en lo que a comedia se refiere, tras el patinazo de otras como Running Wilde o las recientes horas bajas de How I Met Your Mother.

 

No obstante y pese a mis ganas de encontrar una serie que llene el espacio que ha dejado Friends y el largo parón que hay entre episodio y episodio de Community, debo admitir que Mr.Sunshine se ha convertido en mi guilty pleasure particular. Supongo que el hecho de que siga viendo lo nuevo de Perry es porque espero tener que retractarme de mis palabras, pero hasta la fecha no ha ocurrido tal milagro. También hemos de tener en cuenta en el terreno en el que se mueve lo nuevo de la ABC, aburrido y expoliado por títulos anteriores que se llevaron lo mejor de la tierra, pero para el objetivo que creo que le ha sido marcado a Mr.Sunshine ya va bien. En la serie no prima el humor inteligente, ni las tramas interesantes, pero hay algo más detrás, esperando a salir y a encontrar su fórmula. Porque la serie de Perry la tiene, lo único que tiene que hacer es saber como explotarla.

 

Lo mejor: sin duda alguna el papel de Allison Janney. Fabuloso.

Lo peor: la esperanzadora tónica del piloto decae a lo largo de la temporada.

Tiene una retirada a: nada en concreto.

Primera impresión: 6,5/10

Comments

  1. Uff pues yo he visto el 2º y no pretendo continuarla… la archivé en mytvshows incluso….

    El piloto no me gustó ni un poco, pero es que el segundo es peor si cabe, así que como tengo muchas todavía pendientes, creo que me la puedo saltar. pero oye, si de repente explota y se convierte en la comedia de moda, no descarto retomarla xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: