impresionando con… #InSecurity

Cuando lo de siempre se vende de otra manera

Me he dado cuenta de que me gusta la caspa. No lo digo orgullosa, ni sacando pecho pero si que es cierto que hay algunas series que, siendo plenamente consciente de su discutible calidad, han terminado enganchándome como Coronado a los yogures. Y eso que para contrarrestar este efecto me siento a escuchar a Haydn dos horas al día en un asombroso intento de alcanzar el nirvana, pero que no hay manera, la caspa siempre vuelve a mí. Llámalo mi pequeño guilty pleasuer o una forma más de pasar el día. Esta vez la serie que ha captado mi atención se llama InSecurity y proviene de la canadiense CBC. Lo más probable es que te suene a mozambiqueño del este pero para eso estoy yo, que me he tragado el capítulo e intentaré resumir de la mejor manera posible mis primeras impresiones.

Que los canadienses han sido siempre los segundos de abordo en el gran barco yankee no es nada nuevo, pero que a veces nos sorprenden y se marcan algo que vale la pena ojear aunque sea por encima, creo que es algo a lo que deberíamos ir acostumbrándonos. Y eso que InSecurity no es nada del otro mundo, más bien lo mismo de siempre, cliché tras cliché adornados por unos gags absurdos y diálogos rápidos que no dejan espacio a poder asimilar el chiste anterior. A los mandos de esta producción, que a simple vista parece más bien modesta, se ponen Robert de Lint y Virginia Thompson, a los que tampoco hemos podido ver en una actividad televisiva frenética pero que se ha servido de unos referentes muy claros para crear una crítica sórdida y mordaz de lo que son los actuales cuerpos de élite como pueden ser la CIA o el FBI. A diferencia de Episodes, InSecurity no va de algo que no es. Es clara y directa y se aprovecha de todo ese público que, como a mi, disfruta ante situaciones patéticamente simples que desembocan en un tremendo conflicto de magnitudes internacionales.

El elenco de actores se mantiene justo en el límite que este tipo de series requieren y representan a la perfección los estereotipados perfiles de la sociedad contemporánea. El joven policía obsesionado con conseguir una buena calificación por parte de su jefa, el agente maduro que está de vuelta de todo, la china con malas pulgas y la rubia que parece tonta, pero que al final acaba demostrando que no necesita la ayuda de nadie para acabar con un grupo de malhechores encapuchados.

 

InSecurity bebe de numerosas producciones como las ya lejanas películas de humor de Leslie Nielsen, los gags de Charlie Sheen en la saga de Hot Shots o incluso del bizarro e indie humor neozelandés de Flight of the Conchords, en una manera menos sutil de buscar la carcajada fácil. Como es de esperar, esta serie durará a lo sumo una o dos temporadas y poco más. Tengo la sensación de que el público está empezando a madurar lentamente y sus expectativas de las series actuales van más allá que el mero entretenimiento y para cubrir esa baza existen varias comedias mejores que esta, aunque siempre está bien tener en parrilla algo que colocar entre programa y programa. Teniendo en cuenta de la factoría que procede, creo que InSecurity puede ser una opción importante y que de una manera u otra, terminará siendo adaptada por el todopoderoso modelo americano.

 

 

Lo mejor: la escena con la que empieza el capítulo, en la que todos los agentes comienzan un enrevesado trabalenguas de nombres en clave.

Lo peor: lo obsoleto del formato.

Tiene una retirada a: las estereotipadas telemovies de Leslie Nilsen entre un largo etcétera.

Primera impresión: 6/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: