Lone Star

Vidas paralelas bastante aburridas

Con unas pésimas audiencias, la sombra de la cancelación planeando peligrosamente sobre los dos primeros episodios y con una historia circular donde las haya, Lone Star hace su entrada en escena con un panorama poco alentador. Ante el piloto, detractores y fans de la serie se dividen en posiciones bastante opuestas.

Bob Allen es un hombre ecléctico. De esos de sonrisa perfecta, traje impoluto de Emidio Tucci que se gana la vida, si se le puede llamar así, como estafador en Midland en donde ofrece falsos pozos de petróleo a numerosos individuos incautos que ven en esa inversión una vía rápida para dar la campanada económica de su vida. Para ello cuenta con la ayuda de su padre John, un hombre peligrosamente adicto al botox, que le ayuda a mantener los pies en el suelo y a no perder de vista cual es su auténtica procedencia. Algo así como la figura de Harry en Dexter, salvo que éste no deja de ser una aparición y el padre de Bob está demasiado vivo. Indiferentemente de los lazos familiares, Bob posee una doble vida; la primera es con su novia, la típica rubita fácil de embaucar con la que vive en una bonita casa de madera en Midland, y la otra es con Cat, una joven bien posicionada, de padre poderoso e ideas claras con la lleva casada unos años. Aparentemente no es más que Match Point llevado al absurdo, con la diferencia de que la londinense película de Woody Allen tiene un mensaje y se transpira la idea de que la historia va a algún lado, por no hablar del carisma de Jonathan Rhys Meyers que notablemente el elenco de Lone Star no posee.

Ya en el piloto se demuestran las claras limitaciones de la serie. Se trata de una historia cerrada y lo único alrededor de lo que gira la trama es en la posibilidad de que Bob sea descubierto, tanto en su profesión como en su vida amorosa y en ambos casos ya podemos imaginar lo que puede suceder. Y es tan predecible que tampoco asusta, porque nuestro nivel de compromiso con los actores que llevan a cabo el trabajo de hacernos creer que esos personajes existen es inexistente. Además de ser una historia aburrida, he de reconocer que me ha resultado bastante machista. No quiero caer en la ambigüeda, ni esputar comentarios del siglo XIX, pero creo que este tipo de temas si no son bien llevados pueden convertirse en un arma de doble filo.  Otra cosa bien distinta es el caso de Big Love, serie de culto protagonizada por Bill Paxton, en el que la monogamia queda justificada con un componente religioso que da sentido a la historia. En Lone Star no. Estamos hablando de un hombre que se divierte con su doble vida y la lleva como un estandarte, además de ser un estafador de poca monta es un mentiroso y encima pretenden que nos identifiquemos con él o que sintamos lástima. Pues me parece insultante. Entendería su postura si estuviera justificada, pero no es un recurso estúpido para tener una historia que vender, nada más.

Como ya he dicho Lone Star se cae por su propio peso y llega en una época poco acertada. Quizás unos años atrás hubiera sido vista con otros ojos, pero en plena temporada de estrenos de nuevos títulos es absurdo intentar competir con un caballo lisiado como es la obra de Kyle Killen. No hay ni un solo actor que me haya transmitido un ápice de dramatismo o compromiso con el espectador. Adrianne Palicki, que me pareció soberbia en su papel en Friday Night Lights y mi reclamo para esta serie, me ha parecido desubicada y poco acertada en su papel de mujer hecha y derecha. Por no hablar de James Wolk al que le falta carisma por todos los poros de su cuerpo.

En resumen, Lone Star ha sido una decepción mayúscula de una serie en la que esperaba ver un poco más de drama y de sentido al mito del hombre con doble vida amorosa. No creo que podamos encontrar nada interesante por lo que seguir descargando los próximos capítulos, así que puede que aguante una temporada en antena y poco más, aunque siempre puede pasar que sea de esos éxitos intermitentes como lo fue en su momento Flashforward pero que terminó en el mismo sstio que podría hacerlo esta. Mi recomendación es poner a bajar  y dejarnos de tonterías.


Lo mejor: el mini papel de John Voight

Tiene una retirada a:

Primera impresión: 4,5/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: