Boardwalk Empire

Un Scorsese demasiado sublime

Era el estreno de Martin Scorsese con la HBO y el director no defraudó. El de Flushing, que lleva a sus espaldas títulos como Casino, Shutther Island o El Aviador, volvió a demostrar porque es un grande de la factoría con un capítulo para quitarse el sombrero. En la misma tónica que Treme, ambos pilotos de más de una hora, Boardwalk Empire es un espectacular despliegue del séptimo arte en estado puro. Adaptación magistral de la novela de Nelson Johnson, Boardwalk Empire: The Birth, High Times, and Corruption of Atlantic City y perfectamente ambientada en los años 20, el visionado de la nueva apuesta de la HBO es un viaje obligado a las profundidades de la turbulenta historia americana.

Con la clara influencia del viejo cine americano, ya el primer plano es una clara alusión a él, Boardwalk Empire es un ejemplo de que aún quedan cosas buenas por hacer en el mundo de la tele. Aunque eso sí, le avalan los casi 20 de millones de dólares que ha costado tan sólo el primer episodio y que tendrán que minimizar para la próxima temporada si quieren que el negocio les salga rentable. Financiación a parte, jamás había visto una manera más elegante de trasladar la ficción narrativa a una realidad dinámica, a un conjunto de imágenes, magistralmente enlazadas, con un ritmo sereno y sosegado que nos impide perdernos en las idas y venidas de la historia. Pese a que empecé a temerme lo peor durante los primeros minutos del piloto, la serie sabe reponerse y encajar a la perfección la cantidad de elementos que contiene la trama; la ley seca, la corrupción, la mafia, etc. Grandes temas que la ficción siempre ha tendido a representar una y otra vez. Pero esta propuesta formada por la gran HBO, que cada día se supera más en cuanto a la elección de proyectos, el sabio Martin ScorseseTerence Winter, cuyo papel en Los Soprano ya le valió su peso en reconocimientos, es exquisita.

Boardwalk Empire narra la vida de Enoch Thompson, un respetable político que posee dos caras; una, la que muestra delante de un grupo de curtidas mujercitas que aplauden sus discursos a rabiar, y otra, la que permanece en la sombra y que se aprovecha de los conflictos que luego el mismo apoya de cara a la galería. Steve Buscemi, actor carismático donde los haya, es el encargado de dar vida a Nucky, en un alarde de fuerza y personalidad interpretativa.  A su lado cuenta con Jimmy Darmody, algo así como un desvalido Oliver Twist interpretado por Michael Pitt, que trabaja para Nucky, pero que luego resulta ser uno de los más listos de la ciudad, haciendo los negocios entre capos por su propia cuenta. A lo largo del piloto vamos conociendo poco a poco la vida de estos dos hombres, afincados en los auténticos años 20 y que deben lidiar con una sociedad reprimida y controlada por la mano del gobierno.

Cuando estaba viendo el piloto de Boardwalk Empire no podía evitar acordarme de Los Soprano o incluso de Mad Men. Su manera de retratar la época, el vestuario cuidado hasta el más mínimo detalle, el gran despliegue técnico, no pueden sino hacernos sobrevolar lo que va más allá de lo meramente televisivo. Los títulos citados antes son un buen ejemplo de ello. Además de conducirnos a través de la historia, Scorsese da pinceladas sobre trapos sucios de la sociedad de la época, por ejemplo la corrupción y la mafia, pero bien podrían trasladarse a la actualidad. Por no hablar del guiño al mítico Al Capone la noche en que Nucky se reúne con los otros jefes del estado.

Boardwalk Empire no es una serie más. Es un puro e impulsivo ejercicio de sumergirse en una Gesamtkunstwerk, u obra total como en su día enunció Richard Wagner, que combina todos los elementos necesarios con una perfecta sincronización interpretativa. La HBO no ha tardado en darle una segunda temporada, viendo la gran acogida de crítica y público que tuvo durante su estreno, aunque tendrá que replantearse como la enfocará de ahora en adelante. De todos modos, el trabajo más duro ya está hecho. Con una buena base como la que han asentado Scorsese y Winter, todo nos va a saber a poco comparado con la hora y poco más que nos regaló el pasado domingo.

Lo mejor: todo.

Tiene una retirada a: creo que sería injusto clasificarla aún.

Primera impresión: 9/10

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Like This!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: