[Reviews]: El regreso de ‘Sons of Anarchy’

La serie como nunca antes la habíamos visto

Sons of Anarchy ha vuelto a demostrar que es una de las series más en forma del panorama actual y un must obligado para todo amante de la televisión. Tras el delirante final que nos dejó la pasada temporada a ritmo de Gimme Shelter -éxito, por cierto, que dio fama a los curtidos Rolling StonesKurt Sutter dibuja un escenario completamente distinto en el que las emociones más primarias, el peso de hacer lo correcto y las decisiones toman el control.

So, nombre de la premiere emitida ayer en EUA, abre este tercer capítulo con una situación que no habíamos visto nunca. Es momento delicado tras la desaparición de Abel, el hijo de Jax, y todo parece estar del revés. Ya no vislumbramos la tónica ordinaria de las anteriores temporadas, porque ya no existe; el problema no se encuentra en el exterior al club, ahora mismo se fragua dentro del club. Jax, su líder innato, se siente hundido. Debe lidiar con la fractura total de su mundo, la culpabilidad que conlleva haber dejado a su hijo solo y vulnerable. Para él ya nada sirve. Esto le lleva a cuestionarse su propia existencia y la de su entorno. Y creo que ahí se debate el hilo argumental de la temporada; el existencialismo humano, no sólo ya en la figura de un padre desgarrado, sino también en su novia Tara, que en su apasionado discurso con Jax deja bien claro que también va a la deriva y Gemma, tras convertirse en prófuga de la justicia busca irremediablemente volver a sus orígenes para encontrar algo de paz. Sutter juega ahora a ser dios con los personajes, los maneja a su antojo y los lleva hasta límites inimaginables. Prefiere explotar las posibilidades infinitas de sus marionetas, aunque no por ello deja de lado la acción y los giros inesperados de la historia, como ese sorprendente final que a más de uno le habrá puesto los ojos como huevos duros.

Con Gemma fuera de juego tradicional el foco de la historia se divide en tres grandes espacios; el primero sigue siendo en el club –volcado ahora en la búsqueda del hijo de Jax- la trama de Gemma y una posible entre Tara y la agente que mandó a su suegra al exilio. Esto le permite experimentar a su creador con otro nivel de la historia aunque cada brazo sigue confluyendo en el concepto global de la serie.

La banda sonora sigue siendo perfecta, a caballo entre el rock más callejero y de carretera y el country, amedrentado por unas imágenes que saben encajar el ritmo de cada nota. Aunque al principio el capítulo ha comenzado un poco cojo, como intentando coger de nuevo esa frescura que siempre le ha caracterizado, pero poco a poco nos ha vuelto a trasladar a un Charming que se ha convertido en el centro neurálgico de una auténtica batalla campal sin cuartel. Lejos quedan ya aquellos bonitos años en los que los Sons Of Anarchy imponían orden, ahora toca sufrir. Porque en el fondo, todos saben los riesgos que supone entrar en el club aunque no toman conciencia hasta que algo importante sucede. Y eso está comenzando a comprender Jax, Gemma y Tara, por mucho que Clay intente reconducir la situación, ya es demasiado tarde. Ahora sólo queda una opción; rendirse o luchar por el club.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Like This!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: