Series casposas de hoy y de siempre. Volumen I.

En Seriespot nos hemos propuesto hacer una retrospectiva molona sobre aquellas series casposas que, pese a ser un producto audiovisualmente infumable, han pasado a la historia con mucha más gloria que algunos pesos pesados como The Wire.

Walker Texas Ranger de Josep San Daniel

¿Quién no recuerda las fantásticas patadas voladoras de Chuck Norris golpeando a los malos y devolviendo el orden a la ciudad. Ese reparto soberbio que enaltecían cualquier acción que el bueno de Walker llevaba a cabo. Y una banda sonora caracterizada por ser innovadora y de otro mundo? Como seguramente la respuesta será afirmativa, entenderás porque esta serie entra de lleno en nuestro top 5. Sobran las palabras. Son de esos productos que sabes que no se pueden aguantar, pero que aún así, no puedes apartar los ojos de la pantalla. ¡Y tiene su mérito, no te creas! Convertirse en un referente en los mediodías de sábados y domingos, no lo consigue cualquiera. Es verdad y todo sea dicho, que los jóvenes creadores contaban con la superestrella Chuck Norris, expresivos donde los haya, que te llevaba la serie en volandas. Y al final se terminaba convirtiendo en eso, un espacio para Norris, para que pudiera lucir palmito y hacer lo que quisiera sin límites. Por eso a veces más vale tener un producto casposo, pero consciente de ello, que intentar vender uno con el pretexto de que es una serie de culto. Chapó por Daniel, chapó.

Los vigilantes de la playa de Gregory J. Bonann

Registrada en el Libro Guinness de los Records como una de las series con más audiencia de la historia de la televisión, Los vigilantes de la playa, encabezado por el inmortal David Hasselhoff corriendo cual cabritillo salvaje por la playa, ha marcado una época de caspa dentro del mundo de la series. Por ella han pasado todo tipo de iconos sexuales de la época; Carmen Electra, Pamela Anderson y el mismísimo Hasselhoff que vio relanzada su carrera tras dar vida al vigilante Mitch Buchanan. Aunque lo mejor de todo era la trama; gente ahogándose en lugares tan inverosímiles como surrealistas que permitían a nuestros vigilantes lanzarse al agua desde lanchas, motos o cualquier otro tipo de vehículo acuático. Sin despeinarse eso si, que no hay presupuesto para peluquería. Las relaciones personales tampoco eran mucho mejores, aunque terminaron convirtiéndose en míticas, sobretodo la capacidad de David para enamorarse siempre de chicas que de un modo u otro iban a morir. Con el paso del tiempo la serie se fue reciclándose y dando lugar a secuelas todavía más tristes que la inicial. Pero a nosotros nos da igual, nosotros queremos la auténtica. La “vintage”. La que chorrea caspa por doquier. No acepten imitaciones señores, si no aparece David Hasselhof marcando tetamen en el opening del capítulo, no es la original.

Xena, la Princesa Guerrera de John Schulian y Robert Tapert

Sin duda alguna, Xena, marcó un antes y un después en el mundo de la serie épica. Sin ella, otras grandes obras documentales como Roma o Los Tudor no hubieran existido. Pero lejos de descuartizarla de mala manera, hay que admitir que era una serie que enganchaba. Además de ser una generadora de extras para posteriores producciones que se llevaron a cabo como El Señor de los Anillos, alucinantes. Narraba la vida de una marimacho, Xena, ataviada con un minúsculo vestido de curo y chica dura, luchaba contra todo tipo de criaturas maléficas. Como siempre, salía impune con gran maestría y contribuyendo a la contaminación acústica con unos grititos ensordecedores. Ahora que lo pienso, quizás fue uno de los primeros testimonios del amor lésbico en la pequeña pantalla, entre la protagonista y Gabriel, su fiel amiga que murió incontables veces. Pero daba igual porque Xena es de esas personas incombustibles. Que duran para siempre. Así como lo hizo la serie, que llegó a ser considerada como una obra de culto por la revista TV Guide. Desde luego, ya le dan ese calificativo a todo, pero en Seriespot, lejos de prejuicios ajenos, votamos con los ojos cerrados por la obra de Schulian y Robert Tapert como casposa del año.

Hércules de Christian Williams

En la misma línea que su compañera de viaje Xena, la Princesa Guerrera, nace Hércules, un vano intento de retrospectiva histórica sobre la vida del mitológico héroe llevado a la ficción por Kevin Sorbo–no, no es una broma el apellido–, un actorazo de pelo en pecho. Se trataba de una serie aburrida y previsible, con unos personajes quejumbrosos que cada uno chirriaba más que el anterior al aparecer en pantalla y sus capacidades interpretativas se debatían con la de un botón. Y lo genial de todo es que John Schulian y Christian Williams se intercambiaban actores y tramas entre ambas series, supongo que para enganchar al espectador, aunque yo me inclino más por la opción de marearlo de tal manera que no fuera consciente de la basura que se estaba tragando. Aunque si he de destacar algo dentro de este cúmulo de buen producto es la capacidad emocional de Kevin Sorbo, que iba sugiriendo tipín através de aquellas despechadas camisas sin mangas cual buen chulo que se precie y caminando a cámara lenta. Eso es impagable. Además, por repintar los decorados de una serie a otra les hacían descuento en Leroy Merlin. ¡Qué chollazo!

Dallas de David Jacobs

Si hay una serie que ha marcado a toda una generación esa es Dallas. Y lo mejor de todo es que lo hizo sin darse cuenta, con un pobre guión, unos actores pésimos y un escaso respeto a la inteligencia del espectador. El argumento que vertebraba la serie era lo de menos, lo importante era superarse capítulo a capítulo en el creciente arte surrealista de una televisión deseosa por adorar viejas glorias casposas de épocas pasadas. Pam, Bobby, JR, son nombres que quedarán para siempre grabados en nuestra memoria porque sin ellos, no habríamos pasado grandes momentos como los que nos dio la CBS produciendo este coloso de la televisión.

Comments

  1. Por mucho que duela esta afirmación… Los vigilantes de la playa es todo un hito televisivo y una de las mejores series de TV de la historia, he dicho.

    • Mishaj Budowsky says:

      Ehem, esto, Zim… no quiero saber de que manera veías esta serie xDD. ¡Al loro! que yo también me pasaba las mañanas de verano tragándome esas historias tan surrealistas xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: