Rubicon

EL PESO DE LA CONSPIRACIÓN

Acostumbrados ya a que nos dejen con la miel en los labios, la AMC lanza la premiere de su nueva serie Rubicon, que aspira a convertirse en el tercer peso pesado de la cadena, junto a Breaking Bad y Mad Men, y el primer impacto nos ha dejado a caballo entre el más puro misterio y la sensación de estar ante algo que puede ser bastante grande. Rubicon no espera ser de entrada el bombazo de la temporada, es más, juega a dibujar la historia que intenta contarnos sin prisa pero sin pausa, aguantando el interés en un personaje protagonista que deambula sonámbulo por el mundo tras la muerte de su mujer y su hija.

Alargándose unos cuarenta y cinco minutos, bien podría resolverse el piloto en no más de treinta, Jason Horwitch construye sobre las bases de la desgracia humana, la historia de Will Travers, un oficinista que trabaja en uno de los grandes edificios del centro de Nueva York, que un buen día destapa lo que podría ser una importante trama de conspiración por parte de una sociedad secreta. A partir de entonces la vida de Travers da un vuelco radical, es más comienza a tener sentido. Y decimos esto porque su caracterización hace del sorprendente James Badge Dale, un hombre apagado, triste y gris cuyo futuro no va más allá del accidente que su hija y su mujer tuvieron el día en el que el World Trade Center se colapsó. Y eso se demuestra nada más comenzar el piloto y sinceramente, creo que es por eso que al final decide ponerse manos a la obra y seguir indagando en lo que podría ser una de las mayores conspiraciones de la historia. He de decir, que no me gustaría juzgar este primer episodio de Rubicon basándome sólo en lo que he visto. Creo que es una serie que puede jugar mucho con los grandes claroscuros de la vida humana. Hacer crecer los personajes situándolos en un contexto gris y tétrico, presentando Nueva York como una gran mole industrial que convierte a los trabajadores en meros números atrapados bajo un juramento de confidencialidad. Quizás tampoco es de extrañar que la manera en que murió la familia del protagonista, fuera en uno de los casos más especulados de la historia de Estados Unidos: el once de septiembre. Fecha que generó controversias desde todos los frentes hasta llegar a acusar al gobierno de haber organizado la cadena de atentados. Aunque Rubicon no trata de eso, si que creo que guarda relación con el papel de los gobiernos en la sociedad actual. Además, el hecho de que la serie tenga el título del famoso río italiano nos presenta una dualidad: ¿debe Travers adentrarse en las profundidades de la densa corriente de agua o debe permanecer en la orilla, viendo pasar todo lo que el río transporta? Creo que Horwitch se reserva ese placer para más adelante, pese a dejar una pequeña huella que nos indica el próximo camino a seguir.

Analizando un poco el sino de la cadena, Rubicon tiene todas las de la ley para convertirse en un thriller de acción y conspiración en toda regla. La trama es sólida y sus personajes también, aunque haya algunos que flaqueen y no quede bien definido cual es su rol en cada momento, tengo plena confianza en que su creador será capaz de encauzar la serie por el camino correcto, explotando ese punto noir que tiene la AMC que tanto nos gusta y nos ha cautivado como la aclamada Mad Men o la recién ensalzada a obra de culto, Breaking Bad. Ahora, a esperar hasta a agosto.

Lo mejor: la pinta que tiene de poder convertirse en algo gordo.

Tiene una retirada a: Luther, aunque salvando las distancias.

Primera impresión: 7/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: