Romantically Challenged

UNA ALYSSA MYLANO PASADA DE ROSCA. El último proyecto de la bruja más conocida de Embrujadas ya ha visto la luz y las primeras impresiones no han sido tan positivas como se esperaba. Se trata de una sitcom de unos veinte minutos, que narra la vida de una divorciada deprimida que no termina de superar los restos de su ex marido y con toda la responsabilidad que supone tirar adelante a un adolescente en la edad del pavo y con el síndrome de: Mamá, soy impertinente. Todo esto amedrentado con unas risas enlatadas que adquieren más protagonismo que los propios diálogos de los personajes y unas ráfagas psicodélicas que te expulsan completamente de la historia.

Con un aire, a caballo entre Friends, por todo aquello del bar y el grupo de amigos contando sus penurias y El diario de Bridget Jones, la ABC se saca del bolsillo una nueva comedia plana y sin ningún tipo de atractivo. El argumento, si se puede llamar así, es bastante sencillo: una mujer deprimida busca hombres solteros y atractivos que le alegren las largas noches de soledad en su cama de matrimonio con olor a Chanel nº5. A su lado, sus inseparables compañeros de fatigas, todos estereotipados y que nos recuerdan peligrosamente a otros personajes de series de culto. En fin, más de lo mismo. En cuanto a Alyssa, la he encontrado pasada de rosca y sin encontrar muy bien su sitio dentro de la serie. No le pega nada, ni el papel de madre, ni el de ex mujer y ni de amiga frustrada. Para ser el reclamo de la sitcom, deja bastante que desear.

Por lo que respecta a los actores, son todos bastante justitos y en algunos momentos del capítulo resultan incluso cargantes. No hay tramas que lleguen a engancharte de manera inminente, es más, los chistes parecen sacados de otra época y quizás cuando empezaban este género hubieran tenido gracia. Pero parece que Ricky Blitt se ha pasado de listo. Es un producto que no da para más y sería inútil renovarlo para una segunda temporada, aunque con la ABC nunca se sabe, ya que son de decisiones irracionales.

En resumen, Romantically Challenged es una de esas series sin “chicha ni limoná”, que te deja frío y no suscita en ti ningún tipo de sensación. El esperado regreso de Alyssa Milano suscitó unas expectativas que no ha sabido satisfacer y se ha quedado en nada. Estamos un poco hartos de el típico formato pre-fabricado salpicado de chistes fáciles, que recurren a banalidades como el sexo y la desesperación emocional de una persona para inspirar la gracia del espectador. Un producto demasiado prefabricado y parecido a Friends. Como se dice en estos casos, la espera no ha merecido la pena.

Primera impresión: 4/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: