Justified

UNA TORTURA NO JUSTIFICADA. En serio, sigo sin comprender al público americano. Y digo esto porque el último proyecto de la FX, Justified – que inicialmente se iba a llamar Lawman – ha aterrizado en la parrilla con unos datos increíbles de audiencia, un éxito solo comparado con el estreno de The Shield. Dato extraño si tenemos en cuenta que el piloto ha sido una verdadera e infame manera de torturar al espectador, y a la raza humana en general. Es insufrible, superficial, inconexa, aburrida y con una trama tan absurda como pobre. Aunque, siempre hay un moderado segmento de la población que se opone a mis críticas, nada justifica el haber sufrido una noche de tortura tragándome un intento barato de sheriff contemporáneo.

Aunque ya hayamos apuntado maneras en la introducción, no por ello vamos a dejar de ser profesionales y acabaremos con éxito nuestra argumentación de porque no debes perder tu valioso tiempo deglutiendo Justified. Y mira que la FX no es una de esas cadenas que me provocan urticaria, pero señores, todo tiene un límite y no pienso consentir que esta broma de mal gusto sea comparada con Sons of Anarchy. Antes me corto un dedo del pie. Masoquismos a parte, el argumento, si se le puede llamar así, gira entorno a Raylan Givens, un hombretón de pistola y botas de “chúpame la punta”, que debe volver a la fuerza a su ciudad natal, Kentucky, tras haber matado de mala manera a un tipo en un restaurante. Quizás esa es la mejor parte del capítulo, con diferencia. Esos planos, esa interpretación digna del príncipe Hamlet, y sobretodo, un diálogo, que nos obliga a arrodillarnos y dar las gracias por estar saboreando una obra de tal calibre. Para que nos hagamos una idea de lo que estamos hablando, esa introducción de unos cinco minutos se podría resolver en: “Ui, que te mato”, “¿A que no tienes huevos?, “No me tientes que saco la Magnum del 47 y de lleno de plomo”. Sublime, ¿eh? Tras alegar a Art, el detective de turno, que el hombre calvo que comía al sol tan tranquilamente, era el que le había disparado antes y que por lo tanto, su muerte estaba justificada. ¡Qué buena idea! Mañana cuando la panadera intente estafarme con la barra de cuarto le agrediré con el amasador de pan. Y cuando la policía se me lleve en el coche les soltaré: “Intentaba timarme, está justificado”. A ver quién viene luego a pagarme la fianza. En fin, volviendo a la trama, es entonces cuando Givens se enfrasca en una particular cruzada para encontrar a su amigo de la infancia Boyd Crowder, tras enterarse que se dedica a lanzar “bazookas” contra la tienda de un pobre jamaicano a altas horas de la noche. Pero no todo es tan fácil como parece, ya que a éste le ha dado por jugar a los nazis y ha reclutado a un grupo de gordos sebosos y a un par de pitufos tatuados para que le hagan el trabajo sucio. En serio, me cansa tanto el recurrente tema de la ideología fascista que es ver una esbástica y me dan ganas de ahorcarme con hilo dental. No importa, la premisa de Justified es que todo vale. Nos montamos de nuevo en el coche de Givens, que deben pagarle comisión por los minutos que aparece la marca del automóvil en cuestión en pantalla,  si no, no se entiende ese empacho de Seat Panda. Y llegamos a una casa en medio de la nada, en la que nuestro sheriff se encuentra a una mujer que acaba de asesinar a su marido con un rifle de caza, alegando que la maltrataba. No obstante, eso no parece frenarles a la hora del magreo de turno. Como era de esperar, el hermano muerto era el de Boyd, que visitará a la mujer para clamar venganza, o eso se presupone. Dicho así, todo parece muy sencillo, pero lo que es cierto es que si pestañeas te lo pierdes.

El guión, si alguna vez existió alguno, es complicado, mal hecho y no profundiza en el tema de la acción. Es como si los guionistas hubieran decidido ir mamados ese día a trabajar y elaborar un proyecto fruto de una noche de borrachera y poco más. Respecto a las interpretaciones de los actores, mejor no extendernos en exceso. Son verdaderamente penosas, desde el protagonista, un Timothy Olyphant recién salido de la gran Damages, hasta Walton Goggins, en un papel que no se lo cree ni él mismo. No hay profundidad dramática en ninguno de los personajes que han aparecido en el piloto, tengo entendido que a partir del segundo capítulo se suman un par de actores más, ni interés que te motive a engancharte a sus peripecias. Nada. Tan solo Givens se vislumbra como un hombre con claroscuros, pero son tan rebuscados y difíciles de ver que ni te esfuerzas en llegar a descubrirlos en un futuro.

Resumiendo que se nos hace tarde. Justified es una serie de las que yo llamo tristes. No transmiten nada, no atraen, ni enganchan y sobre todo, hacen que estés mirando constantemente cuántos minutos quedan para el final. Cuando ves una serie tienes que perderte en su trama, dejarte envolver y olvidar todas las mierdas de la vida cotidiana. Y sinceramente, si en lo que dura un capítulo no consigue eso, es que ha fracasado estrepitosamente. Claro está que puede que nos estemos equivocando y termine siendo un éxito sin precedentes. Pero quien mal empieza, mal acaba, se tropieza y se cae al río. Precisamente el paraje natural en el que debería ahogarse este intento de drama barato. La próxima Sons of Anarchy, já, y mi madre es trapecista.

Primera impresión: 2/10

Comments

  1. a mi no me parece mala, es muy predecible, y obviamente no es Breaking Bad, pero por suerte no tiene todo ese rollo semi intelectual de basofias tipo lost.

  2. esVástica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: