The Pacific

UN PRETEXTO PARA ENALTECER EL ORGULLO AMERICANO. Tras la tormenta llega la calma. El tándem Spielberg-Hanks nos vende una historia de guerra con un aire diferente, desconocida y con tendencias más del documental que de la propia ficción televisiva. Es el estreno que ha sonado con más fuerza este año tras la sexta de Perdidos, y pese a los 250 millones de presupuesto, el sello de la HBO y una predecesora que causó furor entre sus seguidores, The Pacific no ha sabido estar a la altura. Estamos delante de un retrato soso de la guerra, lejos de las espectaculares escenas que nos brindó el mismo director con Salvad al Soldado Ryan y que le valieron un amplio reconocimiento en materia bélica. Pero esta vez ha pecado de ingenuo intentando vendernos algo que no es más que un pretexto para enaltecer el orgullo americano.

Con una particular puesta en escena a modo de retrospectiva sobre los hechos de la segunda guerra mundial, y las declaraciones presenciales de un par de marines que carraspean mucho y mascan tabaco, se nos introduce en la serie. Hasta entonces nos imaginamos que nos encontramos delante de uno de esos aburridos documentales que ponen en La 2 a las tantas de la mañana para los insomnes desprevenidos, pero a los pocos segundos los créditos y la marca de HBO nos despiertan del letargo. Son pinceladas y toques asiáticos que dan el pistoletazo que salida a un piloto flojo y sin ritmo, en el que prima más la falta de acción que los tiros y cuerpos en el suelo. Es el año 1942, en pleno apogeo del imperio nazi y Estados Unidos se dispone a atacar a los japoneses con esa valía tan suya que tienen ellos. Es decir, carretera y tanque. Los marines serán enviados al Pacífico, ese campo de batalla que se abre ante los ojos del espectador como el centro del conflicto. Es más que una masa líquida que da nombre a la serie, es la gloria para todos esos niñatos que aspiran servir a la patria y olvidar el motivo por el que están delante de un tipo engominado que dicta órdenes y no en el patio de su casa pelando la pava.

Spielberg hace una cosa muy interesante, se vale de un nutrido grupo de actores que no conoce nadie y los sitúa en medio de una vasta extensión de tierra con un par de rifles y rodeados de cámaras, y se sientan a comer peladillas, mientras van grabando para captar cada milímetro de su expresión facial. Eso es The Pacific, la historia de un grupo de soldados anónimos que deben luchar para sobrevivir en una isla plagada de enemigos que no se ven hasta el minuto 38. Hasta entonces, no pasa absolutamente nada. Y todo el mundo se preguntará, ¿en que demonios estaba pensando Spielberg? Ni yo misma lo se. Tal vez en ese momento estaba hablando con un Diplodocus, quién sabe. Surrealidades a parte, esperaba bastante más de este proyecto. Quizás no llega al nivel de decepción, puesto que me negué en rotundo a ver cualquier tipo de trailer o spot promocional, pero si cierta desconfianza a futuros proyectos. Si esto es lo que queda del gran dúo bélico Hanks-Spielberg, que mal vamos. No siento que haya nexos, ni conexiones, todo está desordenado y eso no ayuda al espectador a identificarse con ninguno de los personajes. Me confundo, no se quién es quién. Y eso es verdaderamente exasperante.

Pero no todo es negativo, he de admitir que en cuanto ha realización, The Pacific aprueba y con nota, en algún lugar se debían notar esos 250 millones que con tanto orgullo se han gastado en la broma, y deja el listón bastante alto dentro de la HBO. También se mueve bastante con el fuera de campo, la falta de luz y planos muy expresivos. Aunque no termino de ver el sentido del montaje que Spielberg y Hanks han escogido para narrar por decimonovena vez los hechos de la Segunda Guerra Mundial y tengo fe en que a medida que avance la serie, podremos disfrutar de una verdadera obra maestra. Hasta entonces, un mal sabor de boca y otro título más que encabeza los interrogantes actuales de muchas series de la parrilla. El público no respondió como se esperaba a su estreno, no se si es porque vieron exactamente lo que mismo que yo, o es porque el tema de la guerra ya no interesa. No obstante, tan solo por la millonada que han gastado en publicidad merece la pena sentarse 45 minutos de tu vida a deglutir tranquilamente The Pacific.

Primera impresión: 5/10

Comments

  1. Si las onomatopeías de PLAFF, UFFF, TATATATA😄. Lo cierto es que no desentonarían para nadaxD

  2. además de verdad…. a ver si con el 3º van cambiando las cosas… (podían poner subtítulos de colores en plan anime… me enteraría mucho más xD)

  3. Tranquilo hijo mío, que no eres el único que se pierde en The Pacific xD. Ahora me estoy intentando terminar el segundo y se me hace muy muy cuesta arriba la serie. Y mira que tiros hay, pero que no, que no me entra.

  4. Me alegra saber que no soy el único que está más perdido que el barco del arroz… Como dices la realización es de nota alta, pero los personajes son un lío.. no sé quién es quién, no sé si el chico que va sin su amigo, por lo del soplo, sale en pantalla, y tampoco el que iba a escribir a su vecina :S

    en fin, el 2º no ha sido diferente, no distingo nada, estaba empezando a pensar que el raro era yo jeje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: