Life Unexpected

EL PESADO TEMA DE  LAS HIJAS NO RECONOCIDAS. Menos mal que no sabía de qué iba Life Unexpected, porque si no, el piloto se hubiera ido directamente a la papelera de reciclaje sin ningún miramiento. Parece últimamente eso de tener hijas repartidas por todo el globo es un tema recurrente en las series actuales, dígase Anatomía de Grey y lo fue en su día en Ally McBeal, creando en el espectador una profunda apoplejía. Ahora han decidido dedicarle una producción entera. Veremos si no les sale rana la cosa.


Todo el mundo escupe maravillas sobre esta obra de Liz Tigelaar, pero a mi personalmente, no me termina me pasar por el esófago. Me pareció insufrible y mal planteada, con un elenco que cansa nada más aparecer en el encuadre de la cámara, sin vida y sin motivaciones para hacer pasar al espectador un buen rato. Pero vayamos por partes.  El tema, que por el nombre de la serie ya nos podemos hacer una vaga idea del tema que trata, nos cuenta una historia de abandono, responsabilidad y sobretodo, madurez. Cate Cassidy es una joven promesa del mundo de la radio que actualmente sale con su compañero de micrófono, Ryan Thomas. Se nota que van muy en serio, porque el insulso noviete le propone matrimonio ante la sorpresa de ella, que le avisa y le vuelve a avisar que es más rara que un piojo verde. No obstante el amor lo puede todo, o más bien, es una profunda miopía. Por otro lado está Nate “Baze”, el propietario de un bar, que a su vez, también está saliendo con otra chica super deportista y demasiado ilusa para su edad. Aparentemente, no existe relación alguna entre estos dos personajes, pero todo cambia cuando Lux, una jovencita adolescente con los humos muy subidos, aparece en escena asegurándoles que es su hija biológica. Su única intención es conseguir emanciparse por fin y poder comenzar una nueva vida sin tener que pulular por constantes casas de acogida. Pese a la firma de ambos padres, el juez desestima su petición y Lux queda a merced de la insoportable familia con la que convive. Por supuesto, esto no queda así, ya que Cate acoge de buena gana a Lux y decide empezar de cero. No desvelaré más tramas y subtramas que se desarrollan en el episodio, pero vamos, que no es mucho mejor que la historia principal de la serie. Está claro que comparado con algunos títulos de la CW como The Vampire Diaries, Life Unexpected no desentona tanto, pero querido mío, cuando te metes con los grandes te pueden pisar. Y este 2010, no necesitamos más seriecillas de serie B.

Respecto al reparto, seré breve porque quiero dejar algún que otro títere con cabeza, pero básicamente decir que bastante flojito en general, solo la protagonista, Brittany Robertson, algo así como una Hanna Montana a lo emancipada, despunta entre tanto mediocre. Tanto Cate, Shiri Appleby, como Nate, Kristoffer Polaha, creo que no saben llevar muy bien el peso de la acción dramática que cae sobre ellos. ¡Habéis abandonado una hija por dios, sed un poco más maduros!. Quizás en eso recaiga la gracia de la serie, en ver como dos ineptos se dan cuenta del error que cometieron por no usar una cosa llamada condón. En ese caso, que triste. Kerr Smith, el novio de Cate, tampoco es de lo peorcito del reparto y al final termina cayéndome incluso simpático, así como los amigos de Nate, Jamie, Reggie Austin y Math, Austin Basis.  Pero vamos, para lo poco que aparecen en pantalla, mejor me dedico a hacer bolillos.

Diré lo mismo que con Flashforward, no doy un duro por ella, aunque muchas personas, que lo hicieron con la obra de Brannon Braga y David S. Goyer, se me lancen a la yugular. Demasiada música que aburre un poco y no deja fluir la  acción, mismo error que con el piloto The Vampire Diaries y que espero que solucionen pronto. La historia se sostiene como serie para un domingo por la tarde en que no dan nada más por televisión, pero para prime time, es un tanto arriesgado, al menos desde mi punto de vista. Quizás con otros actores y otra dinámica podría tener más peso la parte dramática de la acción, el único punto positivo de la historia, porque como sigan llevándolo por el sendero de la tragicomedia, el tropezón puede ser curioso.

Primera impresión: 4/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: